domingo, 2 de septiembre de 2012

La llegada de un hermanito

Toda la llegada de un bebé a la familia es motivo de alegría y da igual cómo lo digamos porque la familia se sentirá muy feliz con la noticia. Pero cuando hemos de explicarle a un niño que va a tener un hermanito, la forma, el contexto y nuestra actitud a la hora de decírselo es muy importante. ¡Y en este caso me encuentro yo!

Es muy diferente a tener que explicárselo a un niño de 5 años que a mi hijo, que tiene 18 meses y por lo tanto aún no entiende ciertas cosas al 100 %. Así que me pasé unas semanas viendo qué forma era la mejor para que poco a poco fuese entendiendo los cambios que iban a irse produciendo. Creo que para estas edades lo mejor es ilustrarles de antemano con un cuento las cosas que después van a ir sucediendo, para que puedan asociarlo con más facilidad y se puedan identificar en las situaciones. Así que dí con el libro perfecto: "Tenemos una hermanita". En mi caso no sé si será un hermanito o hermanita, pero no me importo para explicarle a mi hijo el cuento. 

Estoy segura de que no lo entiende absolutamente todo, pero ya empieza a asociar los cambios del cuerpo de mamá y las rutinas diarias con las ilustraciones del libro y eso es lo esencial para que se sienta identificado y vaya aceptando los pequeños cambios poco a poco.

En el libro se presenta a la familia López-Figueroa, que se compone por el papá, mamá, los hijos Antonio y Lucía, el perro y el gato. La verdad es que es fácil tener algún elemento en común con ellos para ir enseñando al niño. Con los elementos que no compartimos, yo de momento me los salto y no les doy importancia para no liar a mi hijo.

Durante el libro se muestra como la mamá esta embarazada y entre todos van preparando la habitación del bebé: el armario, la ropa, la cuna, etc... Los abuelos llegan también para ayudar en este proceso y para cuidar de los niños mientras los papás acuden al hospital. A la vuelta a casa se representan las rutinas diarias: el baño, acostar al bebé cuando duerme, la mamá le da el pecho mientras la hija da el biberon a su muñeca, etc... Me gusto porque en una misma escena representan muchas opciones y es fácil que alguna nos resulte familiar. Además en todas ellas vemos cómo participa toda la familia en los cuidados del recién llegado, algo esencial para que los hermanos no se sientan rechazados.

Así que ahora para explicarle a mi hijo lo que va a pasar nos sentamos con el cuento muuuy poco a poco. Empezamos nombrando a la familia y a las mascotas, vemos como la tripa de la mamá del cuento es igual que la mía... Y de momento lo que hago es saltarme las partes que creo que aun no puede entender y voy directamente a la llegada del bebé a casa: se ve cómo bañan y duermen al bebé.  A mi me encanta cuando llegamos a la parte de la alimentación porque señala la foto de la madre que le está danto el pecho y me dice ilusionadísimo: "mamá, teta bebé chiquitito" para decirme que la mamá le está dando teta al bebé chiquitito, jajaja me encanta que lo entienda y me lo diga con tanta naturalidad para evitar celos por el tema del pecho, ya que nos pasaremos laaaargos ratos así con el chiquitín.

Además el cuento incluye unas pegatinas para ir pegándolas donde nos indican los dibujos y un juego que consiste en buscar al pato que se esconde en cada ilustración. Aunque en nuestro caso el tema de las pegatinas y la busqueda del pato la dejaremos para más adelante para evitar confusiones, están muy bien las actividades que complementan el libro.

Nosotros lo compramos en la casa del libro, aunque estoy segura de que lo venden en muchos otros sitios. De momento, os dejo este enlace donde podréis ver las primeras páginas del libro y así ver si os gusta.

Espero que si os encontráis en esta situación os sea de ayuda. Y tú, ¿tuviste algún truco o idea para ayudar a tu bebé durante este proceso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario