miércoles, 12 de septiembre de 2012

El suelo pélvico, ese gran desconocido

¿Qué es el suelo pélvico? El suelo pélvico es un grupo de músculos y tendones que cierran la cavidad del abdomen por su parte inferior, y que sujetan y mantienen en su posición natural a la vejiga de la orina, el útero, la vagina y el recto.

El embarazo, el parto, ciertos deportes de impacto, la menopáusia, etc... son algunos de las causas que producen que estos músculos se vayan debilitando. Cuando esto ocurre suelen darse problemas de incontinencia, falta de satisfacción en las relaciones sexuales...

Para evitar estos problemas y fortalecer nuestro suelo pélvico, es importante realizar durante el embarazo y después del parto los ejercicios de Kegel, pero para seros sincera, a mi se me olvidaba la mitad de las veces y no era constante. Otro método que ayuda a fortalecer estos músculos son las bolas chinas, que es de lo que quiero hablaros hoy.

Las bolas chinas son un excelente método para prevenir y corregir los problemas antes mencionados, además cada vez son más mujeres las que descubren los beneficios que éstas pueden aportarnos. Consisten en unas bolas de diferentes pesos y de unos 3 cm hechas de silicona. Cada bola contiene en su interior otra bola más pequeña y de mayor peso que con el movimiento genera un efecto vibratorio, provocando que los músculos vaginales se contraigan y relajen sin que nos demos cuenta. De esta forma, mientras vamos a por el pan o de camino al trabajo, los músculos de nuestro suelo pélvico se fortalecen.

Si has pasado por un parto, yo recomiento las bolas Luna de Lelo, ya que consisten en un set completísitmo para todo tratamiento progresivo de nuestro suelo pélvico y la calidad de las bolas es indiscutible. El conjunto Luna de Lelo contiene 4 bolas, dos de 28 gr. (de color rosa) y otras dos de 37 gr. (de color azul), que se iremos combinando según su peso para ir aumentándolo y continuar el proceso de fortalecimiento de los músculos. Además, gracias a la diferencia de peso que nos ofrecen las diferentes combinaciones de las bolas, este set es ideal para comenzar en los casos en los que el suelo pélvico se ha visto debilitado por el embarazo y el parto.

A medida que vamos fortaleciendo el suelo pélvico, las combinaríamos de la siguiente forma:
- 1 sola bola ligera: 28gr.- 1 color rosa
- 1 sola bola pesada: 37gr.- 1 color azul
- 2 bolas ligeras: 56gr.- 2 color rosa
- 1 bola pesada y 1 bola ligera: 65gr.- 1 rosa y 1 azul
- 2 bolas pesadas: 74gr.- 2 color azul

¿Cómo las utilizamos?
Debemos comenzar por introducir en la vagina una bola de las de menor peso, durante 10 minutos cada día. Es importante que esos 10 minutos estemos realizando alguna actividad relajada (ir a por el pan, limpiar, caminar, etc) porque es el movimiento lo que hace que se produzca el efecto deseado. Si nos la ponemos mientras estamos sentados no habrá ningún movimiento y por lo tanto no estarán haciendo su función.

Cuando pasen unas 2-3 semanas, aumenta el tiempo que las llevas puestas 5 minutos más. Si ves que tus músculos no están preparados continua llevándolas los 15 minutos del principio, no conviene forzar porque puede ser contraproducente. Cada dos o tres semanas puedes aumentar 5 minutos hasta llegar a tenerlas 30 minutos diarios. Cuando lleves otras 2-3 semanas con la de menor peso (la rosa) durante 30 minutos diarios, pasa a una bola de mayor peso (la azul) durante 15 minutos diarios. Y así vuelves a empezar hasta llevarla 30 minutos diarios. Luego pasaras a llevar las dos rosas, después una rosa y una azul y finalmente las dos azules.

Como ves es un proceso largo en el tiempo ya que la mujer debe ir aumentando el peso y la duración diaria de una forma paulatina y sin prisas según sus propios progresos para conseguir el efecto deseado. En cualquier caso no es conveniente usarlas más de 30 minutos diarios ni saltarnos ninguno de los pasos aunque creamos que estamos preparadas.Es como ir al gimnasio, no puedes machacarte durante horas si tu cuerpo y músculos no están preparados.

La limpieza de las bolas no es nada complicado, ya que basta con limpiarlas con agua y jabón después de cada uso, y evitar secarlas con paños o toallas ya que pueden dejar pelusillas en la superficie.

Así que ya sabéis, ahora ya no tenéis excusa para poner os músculos de vuestro suelo pélvico en forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario