martes, 8 de mayo de 2012

Mochilas portabebés

En el momento que dices que estas embarazada todo el mundo de tu alrededor te pregunta qué quieres para el bebé. Incluso en ocasiones parece que surgen disputas por quien va a comprar el cochecito último modelo o cómo va a ser la decoración del bebé.

Cochecito, cuna, moisés, esterilizador de biberones, cremas para el culito, cambiador…. Parece que son tantas las necesidades de nuestros pequeños que nos hundimos en un mar de dudas con tanto complemento para nuestro pequeñín. Nos hacen creer que todo esto es necesario para el desarrollo de nuestro hijo y que debemos tenerlo todo antes de que llegue. Es más, ahora mismo todo el mundo por lo general piensa que el primer año del bebé es carísimo, cuando en realidad no tiene porqué ser así. Sólo hace falta ir con un poco de criterio.

No voy a decir que no pequé de ingenua en alguna de estas cosas porque mentiría; la cuna de mi hijo estaba montada unas semanas antes de nacer él, y la utilizó por primera vez con un año aproximadamente... Pero en general puedo decir que no me deje llevar por el lado consumista de la madre primeriza gracias a que tuve buenos consejeros a mi lado, que me guiaron sobre lo realmente importante en estos primeros meses, y que además, me harían ahorrar mucho tiempo y dinero.

Recuerdo que me quisieron regalar uno de esos aparatos que pones en la habitación del bebé para escucharle si llora, pero pensé ¿para qué? Vivo en un piso de 60 metros en el que tardo menos en ir a la habitación de al lado para ver qué pasa. Y menos mal, porque al final descubrimos en el colecho la mejor fórmula para dormir y descansar todos y no hubo ni que cruzar el pasillo ni una vez.

Así que si nos decidimos por el colecho y la lactancia materna veremos que no sólo es lo más económico, sino que también es lo más recomendable y saludable. Con esto, ya nos hemos ahorrado de un solo plumazo los biberones, la leche de fórmula, tanto esterilizador, moisés o mini-cuna…

Otro de los quebraderos de cabeza que más nos cuesta entender es lo del porteo. Ahí si que creo hemos pecado muchos más. Con tanto carrito de última generación nadie nos dice las bondades de portear, y si nos las cuentan, es para vendernos la mochila de moda que a todos nos han regalado (con la mejor intención claro), pero eso ni es portear ni es aconsejable, no señor. NO es una mochila ergonómica y por lo tanto no es recomendable. Además creo que este tema cuesta más asimilarlo porque cuando se lo explico a alguna embarazada de mi alrededor parece que esté hablando en chino.


Y es que si la mochila es de “marca” y nos cuesta una pasta tiene que ser buena, pues lo siento pero no. El bebé debe ir siempre en posición de ranita, no con las piernas colgando pues eso tiene efectos negativos en el desarrollo físico del niño.

Pero como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo unas fotos para que entendáis porqué son perjudiciales algunas mochilas.


Así que ya sabéis, a partir de ahora, recordar esto cuando vayáis a elegir vuestro portabebés o a hacer un regalo a alguna futura mamá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario